Voy a presentarme escueta y rápidamente, para que todos me conozcan y entiendan de que viene este blog.

Mi nombre es Matias, oriundo de Bs. As. pero casi criado en la ciudad de San Carlos de Bariloche. Trabajador estándar, desempeñándome en la industria del software y la tecnología, deportista amateur, padre y esposo. Hasta acá uno podría decir “es una persona normal”, y claro que lo soy. Hago esta intro para que el lector entienda que todo lo que voy a describir en mis post, no lo hago porque soy rico o millonario y me sobra el tiempo y la plata, al contrario, trabajo y mucho para poder ganarme el dinero, y para poder tener mis días de descanso (que por cierto son muy pocos). Por supuesto que mi mujer también trabaja, y la suma de los dos es mas que suficiente y alcanza para logar la meta!!!.

Ambos elegimos una vida basada en prioridades, como todos, pero las nuestras son menos ortodoxas. No queremos la casa, el árbol y el perro, nosotros queremos VIAJAR!!!!, alimentar nuestras almas con experiencias y recuerdos, con culturas, con rostros, paisajes, monumentos, ciudades.

Por eso, como todo lo que vivo esta basado en el esfuerzo, quiero compartirlo con ustedes, para que tomen como experiencia, como ejemplo o simplemente como motivación.

Como conté antes, estoy casado, pero el comienzo de mi vida como viajero se remonta a mi época de novio, y casi en sus comienzos, podría decirse que ocurrió dentro del primer año de noviazgo.

Con Ale, mi novia en ese momento, apenas nos fuimos a vivir juntos decidimos planificar el primer hito, y que mejor idea que arrancar nuestras vidas juntos con un viaje (si me preguntaban en ese momento si me iba a volver adicto a esto les hubiera contestado “NI LOCO!!!!“).

Naturalmente surgieron las preguntas “Que tipo de viaje queremos emprender?, que tipo de viaje soñamos hacer?, Queremos/podemos gastar/INVERTIR mucha plata?

Eureka!!!!, Sudamérica sonó fuerte, pico en punta, rodó el mapamundi, la maquina se había puesto en marcha.

Sudamérica suena muy grande para arrancar (y no es que no seamos ambiciosos, la realidad de vez en cuando nos cachetea un poco), hay que unir ese destino con un deseo… fue una tarea simple. Eramos jóvenes (aun lo seguimos siendo, solo que mas experimentados), aventureros, espíritus inquietos, sed de conocimiento, de gente, de cultura… y si, así se dio; Peru, Machu Picchu, Incas, Cuzco, Lima, Gastronomía, Trenes, uffffff, hay mucho más.

He aquí donde comienza esta historia de aquellos viajes que marcaron nuestras vidas, y que hicieron de este arte nuestro alimento, para que el alma siga joven, nuestros sueños intactos y mejor aun, compartir con cada rincón del mundo un pedacito de nosotros!!!!