Voy a arrancar este post con una recomendación: alguna vez en sus vidas pasen Navidad o Año Nuevo fuera de sus casas, lejos de su habitat, naturalmente uno diría Año Nuevo en NY pero ya era tarde, veníamos de ahí, por eso la opción mas cercana y económica fue Cataratas del Iguazú.

Familiares y amigos que fueron alguna vez nos aconsejaron ir pocos días porque el lugar no da para muchos más, y la verdad es que no se equivocaron.

El destino puede dividirse en 3 días, 2 para el lado Argentino y 1 para el lado Brasilero, y si tienen un día mas las ruinas de San Ignacio (no fuimos pero oímos hablar muy bien)

Alojamiento

Nos alojamos en el Marcopolo Suites, se encuentra en las afueras de la ciudad de Iguazú, que para algunos puede implicar una dificultad en la movilidad y accesibilidad, pero tiene transporte público que pasa por la puerta, o siempre esta la opción de tomarse un taxi.

cataratas1El hotel cuenta con una pileta al aire libre, pequeña pero linda, y sirve quizás para refrescarse, siempre y cuando la temperatura del agua no supere a la del aire. La habitación resulto algo pequeña, pero dentro de los estándares esperados por la categoría y precio del lugar, limpia, cómoda y con aire acondicionado.

No esperen encontrarse con un hotel de primera, es rustico y básico. Tiene un salon que durante el día se sirve el desayuno, y por la noche es una suerte de Restaurante.

Cataratas – Lado Argentino

Voy a arrancar este párrafo con la palabra SORPRESA!!!!. Y eso es lo que nos causaron las Cataratas del Iguazú.

Con una entrada al estilo “Parque de diversiones de Disney”, todo indicaba que el paseo de día sería todo un éxito. Y les puedo asegurar que así lo fué. Desde la atención de su personal en boletería e informes, hasta la limpieza del lugar, sus instalaciones, su orden, su distribución, todo esta estratégicamente pensado para que el visitante la pase de maravilla.

Cuando pasamos el portal principal, ya nos encontramos con dos opciones para avanzar, uno es el “Tren Ecológico de la Selva”, un tren muy pintoresco y abierto, que va de la entrada hasta la “Garganta del Diablo”. La otra opción es el “Sendero Verde”, un camino agreste que nos lleva a la segunda parada del tren. Nosotros decidimos caminar (les aconsejo que lleven repelente, protector solar, gorra y mucha agua para hidratarse, y especialmente en este sendero que no cuenta con sombra). Ya en esta parte van a empezar a tener contacto con la vida silvestre, mariposas de todos los colores, hormigas rojas, negras y doradas, y que van desde tamaño standard hasta hormigas del tamaño de un dedo meñique, arañas, pájaros en sus diversas formas, colores y variedades, algún que otro mono, y por supuesto los Coatíes, una especie de ardilla/mapache/mono que habita esta region y por el avance del hombre se vio forzado a ser cuasi doméstico, con lo problemático que eso puede resultar, gente mordida por querer darle de comer, anteojos, billeteras, gorras y otros objetos arrebatados por la fuerza por estos individuos salvajes. Por lo dicho, cuídese y este atento.

Finalizado el sendero, se llega a la “Estación Cataratas”, acá voy a dividir la visita en dos, sector “Garganta del Diablo + Pasarelas” y “Circuito Superior + Circuito Inferior + Isla San Martin”.

Circuito Superior

cataratas2Este sendero permite recorrer la parte superior de las cataratas, sin contar por supuesto la Garganta del Diablo. La vista principal es la Isla San Martin, van a experimentar poco a poco lo que se siente estar sobre una catarata. Sus pasarlas lo llevan por el medio de la selva, con postas estratégicamente colocadas sobre los saltos mas pequeños.

Circuito Inferior

cataratas3Este circuito es mas intenso que el superior y mas largo por supuesto. Se recorren las cataratas por abajo, es decir, la vista de las mismas es de frente, y en algunas de las partes se puede sentir la fuerza de sus caídas e incluso mojarse un poco con el agua que salpica. Esta zona es ideal para recorrerla en el momento de mas calor en el día puesto que esta mas reparado del sol. En la parte inferior del circuito, se encuentra el lugar de donde parte la lancha que lo cruza a la Isla San Martin, y también el lugar donde parte la excursión hacia la base de uno de los saltos, una experiencia única, arriba de una lancha, a toda velocidad, sumergiéndose directo en la columna de agua, empapándose por completo. Luego, un pequeño paseo por el Río Iguazú, para dejarlos en la Isla para recorrerla y aprovechar a bañarse y refrescarse en su pequeña playa.

Isla San Martin

cataratas4La isla cuenta con un pequeño sendero que permite recorrerla, y apreciar desde un lindo mirador los saltos Bernabe, Mbigua, Dos Hermanas y otros. Luego se puede aprovechar su pequeña playa para nadar en el mismísimo Río Iguazú. Ideal para refrescarse si es que el día es caluroso, como suele serlo en casi todo el año.

Emprendemos la vuelta hasta la Estación Cataratas, para tomarnos el tren hasta la Estación Garganta del Diablo y finalizar nuestro paseo del lado Argentino, disfrutando de uno de los paisajes mas imponentes e impresionantes del mundo.

Garganta del Diablo

cataratas5Sin lugar a dudas esto fue la frutilla del postre. Luego de tomarse el tren, se llega a la “Estación Garganta del Diablo”. Desde ahí se emprende el camino por las pasarelas, que poco a poco lo van introduciendo en la aventura, y lo van acercando al mismo borde del abismo. Al final de este camino, se llega a la Garganta del Diablo, el limite de la catarata, donde se puede divisar el Salto Union y el Salto Floriano. Es el momento de cerrar los ojos y sentir la fuerza de la naturaleza, toneladas y toneladas de agua cayendo a nuestros pies. IN-PER-DI-BLE!!!!!

Cataratas – Lado Brasilero

Este lado es mucho mas tranquilo, y se puede recorrer en un solo día, de hecho en una tarde o mañana, dependiendo del momento del día que mas le guste. Se va en bus, cruzando la frontera, camino a Foz. cataratas6Llegamos a un gran estacionamiento, y de ahí se entra al parque, por un sendero en el medio de la selva. El paisaje de las cataratas es muy distinto al lado Argentino, y del vamos, uno esta a los pies de uno de los principales saltos. Con pasarelas bien ubicadas, es fundamental portar cámara de fotos y retratar la gran Garganta con un panorama de frente.

En el mismo paseo al lado Brasilero, pueden hacer una parada en el Dutty Free de la frontera a hacer unas compras a buenos precios, ya que es libre de impuestos.