Un crucero es todo una aventura, para muchos es disfrutarlo al máximo, para otros sobrevivir el tiempo que la aventura dure, para nosotros fue una mezcla de ambos. 

Por un lado la ansiedad de pasar por la experiencia sumado a que era nuestra “luna de miel”, por otro la necesidad de hacer cosas y conocer lugares (que arriba del crucero, un rato esta bien, después de un tiempo ya se paso por el mismo lugar una y otra vez). 

Por eso, esta opción de 3 días y 4 noches combina todo, un poco de crucero, un poco de tierra, playa, sol, pileta, baile, cena, en fin… estamos vivos y podemos contarlo.

Año: 2010

Mes: Abril – Mayo

Miami – Día 1

Decidimos aclimatarnos un día en Miami para luego embarcarnos en el crucero.

Esa noche nos alojamos en el Sofitel Pullman Miami Airport, y como todos los hoteles de la cadena, no podía fallar. Habitación, servicios y otros, excelente e impecable. Un hotel con habitación cómoda y bien equipada. Cuenta con ambientes amplios, un sector de pileta confortable al aire libre, el único detalle que me costo asimilar es que el agua era fría. Ideal para un día caluroso. Si son amantes del tenis tiene dos canchas al aire libre, en la recepción pueden pedir raquetas y pelotas para usar.

Bahamas All Inclusive

Llego el día, nos dirigimos al puerto de Miami para encontrarnos con nuestro Crucero. Lo habíamos contratado con anterioridad en Argentina como una gran oferta. La modalidad era 3 días – 4 noches, dos noche en alta mar, una noche en Nassau (capital de Bahamas), all inclusive salvo la bebida alcohólica, eso se debía contratar aparte y elevaba el costo. La compañía fue Carnival, y el barquito, bueno, no se puede decir mucho, in-men-so, sobre todo para nosotros que era nuestra primer experiencia en cruceros (y voy a aclararlo mas adelante, la primera y ultima).

cruceroCrucero de 7 pisos incluyendo la cubierta, totalmente equipado, pileta, entretenimientos acuáticos, multiples barras al aire libre, comedor buffet y temáticos en el piso superior, un piso dedicado a las tiendas de venta de merchandising, joyas, ropa y otros. Cuenta con dos discotecas, un teatro, y un salon de juegos casino. Por las noches teníamos programadas las cenas en el restaurante principal, en mesa compartida con otras 3 parejas, todos de habla hispana, un detalle bien pensado por parte de la organización del crucero que todos hablemos el mismo idioma. Los mozos muy atentos, Horace e Higuede, muy divertidos por cierto.

La habitación estaba ubicada en el tercer subsuelo, a ras de agua, con ventana al mar. Pequeña, algo asfixiante, pero limpia que es importante.

A tener en cuenta, el amante de los all inclusive claramente esta opción le va a venir como anillo al dedo. Tienen todo a mano, servido y en bandeja. Salvo el día que hace puerto en Bahamas, que uno puede optar por bajar y recorrer la isla. Por eso dije que en nuestro caso era la primera y ultima vez en crucero.

Los momento de alta mar la estadía llega a tornarse larga, las opciones se van acotando. En dos días les puedo segurar que hicieron casino (y eso que no nos gusta el juego), fueron al teatro, fueron a bailar, tomaron una copa a la luz de la luna, disfrutaron de los recovecos de la habitación con su pareja, imaginen 7 días!!!!!!.

No hay mucho para agregar de los días sobre el crucero, no es conveniente pagar el adicional de bebida, salvo que tenga pensado beber hasta reventar, caso contrario los valores de cerveza o tragos son razonables. La comida buffet y temática de buena calidad, y por las noches, la cena tipo gourmet, con varios platos para elegir. El dato extra es que podían comprar una botella de vino entre varios, y si sobraba se guardaba para la siguiente cena.

El día en Bahamas (Nassau) comienza aproximadamente a las 10 am, lo cual tengan en cuenta que el día de isla comienza a las 11:30 aproximadamente, recuerde que esta ingresando a otro país y se debe realizar aduana y migraciones.

nassauRecorrimos rápidamente la zona portuaria, tiene un lindo paseo comercial para visitar, cambiamos dinero para poder tener la moneda local (Dólar bahameño), y nos dispusimos a averiguar que playa convenía visitar en el poco tiempo que teníamos. Luego de hacer un sondeo, nos recomendaron ir a Isla Paraíso, ahí hay playa de sobra y ademas se puede recorrer la zona. La postal típica de fondo es el gran hotel Atlantis, un icono del lugar. Me voy a detener un segundo para contarles como es el lugar. atlantisEl hotel es imponente, lujo en su exterior y lujo en su interior. Cuenta con tiendas comerciales, las cuales uno como externo puede recorrer y visitar. También tiene su propio acuario, al cual se puede ingresar siempre y cuando estén acreditados en el hotel, nosotros milagrosamente entramos sin saber eso y pudimos recorrerlo a fondo.

paraisoEl resto de la Isla es playa, reggae y artesanías. De la noche no puedo hablar pues no tuvimos la suerte de disfrutarla, hicimos cena y bar en el barco.

Al día siguiente, temprano por la mañana, partimos del puerto de Nassau para ya regresar a Miami y continuar la aventura hacia tierras infantiles.