Parados en la plaza Jemaa El Fna, muy temprano en la mañana, nos quedamos a esperar nuestro transporte que nos llevaría al Sahara, en una travesía que duraría 3 días.

A lo lejos, llegando una 4×4, preparada y equipada para enfrentar el recorrido, arriba nuestro guía y conductor Yousef, el viaje tomaba color. Un oriundo de tierras bereber, de aspecto simpatico y muy cordial, nos ayudo a cargar nuestros petates para darle inicio al tour. 

Nos presentamos, él, Yousef, puso a sonar su cinta mp3 al ritmo de “Danza Kuduro”, y así le dimos comienzo a esta etapa del viaje. 

Al desierto con Yousef

Una de las excursiones obligatorias que ofrece Marrakech es dormir en el desierto, previo viaje por los pueblos bereberes, ruinas, y algunas maravillas naturales. Dicho así resulta apenas un paseito… ERROR!!!!!, es la SEÑORA EXPERIENCIA. Y vamos a detallar un poco como fue, de que se trató y lo que vimos.

desierto1

Dejamos nuestro Riad, temprano por la mañana para ir al encuentro con Yousef, quien sería nuestro chofer y guía durante los próximos 3 días (aclaro, dejamos los bolsos en el Riad porque volveríamos por una noche mas). De aspecto jovial, apenas unos “veintitantos” años, pero con los rasgos curtidos del trabajo, el sol y el desierto, este personaje quedará en nuestro recuerdo para siempre. Sin estudios, y hablando Español, Frances, Árabe, Italiano, Alemán, y algo de Ruso, dejó demostrado que con esfuerzo y trabajo todo se logra. Un excelente guía, no solo porque supo transmitir los conocimientos del lugar, la historia, sus saberes, sino porque logro mantener el viaje siempre arriba, en un estado de excitación y placer absoluto. Divertido, jocoso, en su mp3 hacia sonar en todo momento Danza Kuduro (un tema que en ese momento sonaba mucho en Argentina).

La excursion la contratamos por internet, en una agencia que se llama Ligne d’Aventure, altamente recomendable por la categoría de su personal, la puntualidad, el trato, el transporte, los alojamientos, todo. Se venden varios formatos, nosotros contratamos la que detallo a continuación:

Día 1 : Marrakech – Ouarzazate – Ait Ben Haddou – Dades.
Día 2 : Dades – Garganta del Todra – Erfoud – Merzouga.
Día 3 : Merzouga – Alnif – Agdez – Ouarzazate – Marrakech.

Día 1

Como dije fuimos al encuentro de nuestro guía Yousef a la plaza central de La Medina, y ahí estaba el, esperándonos parado al lado de su camioneta 4×4, ha, no lo dije antes, contratamos la excursion privada, eso significa que eramos, Ale, Yo, y Yousef. Nos presentamos, cruzamos un par de palabras en ingles hasta que configuramos el modo de idioma en español, y el guía lo hablaba muy bien, claro y fluido, lo que hizo el viaje mucho mas placentero. Cargamos nuestros petates y nos hicimos lugar en la ruta para comenzar con la travesía.

Camino a la Garganta de Dades - Mirador

Camino a la Garganta de Dades – Mirador

Atravesando ruta y desierto nuestra primer parada seria Ouarzazate, un pueblo que se encuentra en la frontera entre Marrakech y el desierto del Sahara. Conocida también como el Hollywood de Africa, alberga varios estudios cinematográficos. Muy cerca de aquí, a unos pocos kilómetros, se encuentra Ait Ben Haddou.

desierto2

Ait Ben Haddou

Una fortaleza o ciudad fortificada, una obra de arte, considerado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, es una ciudad que podemos ver en muchas películas ambientadas en estos lugares, Gladiador, Principe de Persia e incluso Lawrence de Arabia entre otras. Se puede recorrer por su interior, visitar las viviendas típicas, de construcción en barro y paja. Es un lugar mágico, cargado de historia, ideal para sacar unas cuantas fotos para retrato.

El siguiente paso fue La Garganta de Dades, y para llegar ahí se debe atravesar el famoso Valle de las Rosas, el Valle de Dades, subir sus caminos intrincados y serpenteantes, hasta llegar a la cima del valle. Hicimos unas cuantas paradas para sacar fotos en diferentes alturas, pero sin dudas, LA foto es cuando se llega a la cima, y se puede apreciar todo el recorrido hecho. Al final del dia,  casi de noche, llegamos al alojamiento, un hotel ubicado al pie de una de las paredes del Valle. Esa noche dormimos como angelitos, el primer día resulto agotador, pero valió la pena cada hora. Era tiempo de descanso, para arrancar el segundo día de travesía.

Día 2

Dejamos atrás Dades para ir derecho a la Garganta de Todra.

Un acantilado de mas de 300 mts. de altura, con un río cristalino que lo recorre de punta a punta. Imponente, se puede recorrer y apreciar sus paredes inmensas.
Es una joya para los escaladores (así dicen). Se almuerza en un restaurante que esta ubicado al pie de este cañón.

desierto3

Postales del camino – de Dades a Todra

De aquí partimos directo a lo que sería el campamento base para adentrarnos al desierto, y campamento bases es un decir ya que el lugar era una especie de estancia, equipada con todo, pileta, salón de desayuno, y habitaciones cómodas y limpias.

Dejamos nuestro escueto equipaje y nos fuimos en busca de los camellos que nos llevarían al campamento propiamente dicho en el desierto. Que experiencia señores… se las recomiendo y mucho, eso si, vallan preparados porque les va a doler todo, cabalgar a camello no es lo mismo que a caballo, y menos sobre la arena.

desierto5

El recorrido es a través de las dunas, subiendo y bajando, por aproximadamente 2 horas, hasta encontrarnos con lo que sería nuestro campamento. Alli estaba nuestra jaima, una especie de carpa/tienda de campaña adecuada para turismo. Ya ubicados, nos dispusimos a recorrer la zona, caminar por la dunas y sacar unas cuantas fotos. Por la noche nos sirvieron una rica cena (eramos 3 grupos de turistas), y mas tarde para cerrar la noche un fogón, ronda, cantos, danzas y alguna bebida.
desierto7

Apreciamos la noche del desierto, luego a dormir para emprender al día siguiente y temprano por la mañana el regreso al hotel.


desierto6

Día 3

Ya de vuelta en el hotel, desayunamos y nos reencontramos con Yousef para emprender la vuelta hacia Marrakech. El camino no es el mismo, se toma otra ruta para pasar por pueblos nomades, bien típicos de la región. Una ruta que bordea el desierto. En este tramo nuestro chofer nos ofreció hacer una travesía pequeña por las dunas con la 4×4 a la que accedimos sin pensarlo, ojala que si toman esta excursión  se los ofrezcan porque se van a sentir como si estuvieran en el Raid Gaulois.

Es dura la vuelta, hay pocas paradas y uno se pasa prácticamente todo el día en la ruta, pero se compensa con los imponentes paisajes que Marruecos nos regala. Llegamos a Marrakech, y así terminaba nuestra aventura por el Sahara.

El día que nos quedo para Marrakech lo aprovechamos para organizar nuestro equipaje y hacer algunas compras de ultimo momento, eso nos llevo a los zocos nuevamente, a lidiar con el regateo. Nos preparamos para seguir viaje, Essaouira nos esperaba.