Nuestro próximo paso era Europa, y el viejo continente exige una buena planificación, un buen plan de viaje, si es que quieren aprovechar al máximo cada momento de sus vacaciones (les recuerdo que este blog esta escrito por un mortal común y corriente, con los días de vacaciones contados).

No nos gusta volvernos locos con los destinos, estar corriendo de una punta a la otra, todo lo contrario, las cosas se hacen pausadas. Y para eso hay que tener bien en claro que ciudades se quieren ver, que hay que saber de cada lugar, atracciones, comida, alojamiento, etc etc. Se requiere de una logística previa, un estudio de mercado, y por eso tengo a la mejor persona en el mundo… a Ale, mi esposa. Meticulosamente estudia todos los destinos.

Es así que definimos nuestro itinerario tras semanas de estudiar, analizar, ver, leer… en Sevilla teníamos amigos, y nos pareció un muy buen lugar de inicio de nuestras vacaciones. Definido el punto de partida, había que diagramar el resto, y Andalucía resulto ser la vuelta mas natural para el viaje.

Andalucía

Vamos a situarnos en el mapa y ver porque esta zona es en si misma digna de unas vacaciones exclusivas.

Al sur de la Península Ibérica se encuentra Andalucía, una región compuesta por Sevilla, Cadiz, Gibraltar, Marbella, Málaga, Granada, Cordoba, y muchas mas. Nosotros no la recorrimos completa, pero fuimos a muchas de estas ciudades.

En este post solo me voy a concentrar en Sevilla, la capital de esta región rica en paisajes, gastronomía, y mucho mas.

Sevilla

Después de nuestras 12 horas aproximadas de vuelo desde Buenos Aires, decidimos irnos directo a Sevilla vía Madrid (viajamos en el Renfe, 2 y 1/2 hs de tren Atocha-Santa Justa). Elegimos este destino como punto de partida porque teníamos una muy amiga viviendo allí (Paola).

sevilla4

Era una buena oportunidad para visitarla y ademas teníamos alojamiento con calidez, lindo tiempo compartido con amigos, que mejor excusa! Con lo cual la oferta no fue descartada, y allí fuimos. La época que elegimos para ir fue Marzo-Abril, con lo cual no hacia calor, ni tampoco frío, un clima sumamente agradable, que permitía recorrer la ciudad con ropa liviana. Sevilla es una ciudad para caminar, para recorrer a pie de punta a punta, y en cada rincón aprovechar y comer unas tapas con una “cañita”. La región de las tapas por excelencia es Andalucía, y cada tapa se acompaña con una cañita, es decir, un vaso de cerveza tirada bien helada y refrescante.

Plaza España

Ubicada en el corazón de Sevilla, Plaza España es uno de los iconos de esta ciudad. Un gran palacio, el mas grande arquitectónicamente hablando de Andalucía, rodeado por un canal el cual puede navegarse a remo en unos pequeños botes. Con una plaza central, una fuente de gran porte, y adornada con pequeños azulejos.

sevilla3

Fue centro de atracción ya que se pudo ver en una de las películas de Star Wars. Se puede recorrer su interior, y apreciar la impronta e influencia árabe en su construcción.

Parque de María Luisa

Detrás de Plaza España se encuentra este parque, uno de los mas grandes de Sevilla. Alberga lagunas, vegetación, arquitectura, senderos cubiertos de arboles, ideal para descansar, refrescarse y leer.

La Catedral de Sevilla y La Giralda

Es la Catedral gótica con mayor superficie en el mundo, su arquitectura se destaca del resto, y su tamaño impone respeto. En el mismo predio se encuentra la Giralda, el campanario de la catedral, que se eleva por sobre el resto de los edificios y se deja entrever a lo lejos desde toda la ciudad.

sevilla1

#ElDato: si continúan por la calle que desemboca en la Giralda, se van a topar con muchos bares, y pequeños restaurantes para comer en la calle, de parados, unas ricas tapas con una refrescante cañita, y sin lugar a dudas, no dejen de entrar al “Patio San Eloy”, un lugar para comer increíble, donde se puede degustar desde una variedad infinita de montaditos hasta platos elaborados (recomiendo el montadito de pringa, una especie de sándwich con carne de puchero, para chuparse los dedos).

Los Pasos

Nosotros caímos justo en semana santa, y esta fecha particular es muy especial ya que se festeja de una forma singular. Se llaman Los Pasos, donde gran cantidad de cofradías de distintos barrios se alzan con sus imágenes sagradas y peregrinan por las calles de la ciudad, acompañadas por grandes carrozas llevadas a mano, y escoltadas por fieles, nazarenos y feligreses. Un espectáculo digno de ver, no solo para los que son religiosos, para el resto es un show en si mismo.

sevilla2

Sevilla cuenta con mucho mas para ver, desde museos, plaza de toros, edificios históricos como el Real Alcázar de Sevilla, en fin, como toda ciudad grande. Lo que siempre falta en estas ocasiones es tiempo, y nosotros debíamos seguir viaje. No dejan de caminarla, ir a su casco histórico, comer en la calle, salir de noche, es una ciudad con mucha vida.

Nuestro próximo destino era Ronda… y ahí fuimos. Por una autopista que atravesaba montañas por túneles subterráneos, y rodeado de campiñas verdes por donde se la mire. El paisaje de esos 140 km es de postal.

Madrid

De Madrid voy a hablar poco ya que apenas estuvimos 1 día y una noche. Esta ciudad cuenta con una gran red de subtes, que le permite recorrerla de punta a punta. La primer impresión que nos dio fue “Buenos Aires” pero ordenada, limpia y tranquila. Nos alojamos en un hotel de la cadena Ibis, el Hotel Ibis Centro, muy próximo a una boca de subte, cómodo por su ubicación.

Visitamos Plaza Mayor, uno de los iconos de esta gran ciudad. El Parque del Retiro, un espacio que le puede llevar un rato largo recorrer, con jardines de todo tipo, espacios para correr, jugar con niños, lugares para tomar un buen café con una buena pastelería, o incluso un poco de historia.

Un camino obligado es hacer de La Puerta del Sol hacia La Puerta de Alcalá, un recorrido a pie, corto, y muy bello. En este camino hay opciones para comer, tomar unas cañitas, aprovechar las tapas, los montaditos, en fin, nada nuevo para una España gastronómica (y no dejen de ir al Museo del Jamón y comer un buen “Pata Negra”). A la tarde/noche nos dimos una vuelta por el Mercado de San Miguel, un gran salón con variedad de puestos para comer y tomar algo rico.

Para los amantes de los museos, Madrid cuenta con el Museo Del Prado, no podemos dar testimonio de esto porque con el corto tiempo de estadía no pudimos ir, pero es famoso por renombre.

Así terminaba nuestro paso por España, dejándonos una de las mejores impresiones, y abriendo las puertas para volver, y muchas veces mas; el idioma, la comida, sus lugares, su gente, invitan a que siempre lo tengamos en la lista de posibilidades.