Si uno va en busca de un plan turístico que no incluya ni Machu Picchu, ni Lago Titicaca, ni las olas de Mancora, este posiblemente sea la alternativa. Un poco de ruinas por aquí, un poco de relax por allá, algo de naturaleza, historia, vida citadina y buena gastronomía. Todo ese combo en esta ruta que abarca Nasca, Huacachina + Ica y Lima + Miraflores. 

Año: 2009

Mes: Marzo

Laguna Huacachina

En las afueras de Ica se encuentra Huacachina, un pueblo ubicado alrededor de una laguna en el desierto, eso lo hace un oasis. Y si que lo es, uno llega a Huacachina, atravesando parte del desierto costero del Pacifico.

Hacia un lado o hacia el otro, lo único que se ven son dunas de arena gigantes que asfixian el pueblo. Con apenas unas calles que la rodean, el pueblo se recorre en un rato, y se puede hacer un gran sondeo de las opciones que tiene para alojarse y comer.

Nosotros en nuestro caso decidimos alojarnos en un hotel, que a su vez nos brindara una buena gastronomía, así que resumiremos en un solo titulo la experiencia.

Servicios

Nos alojamos en el Hotel Huacachinero, ubicado a una cuadra de la laguna de Huacachina, al pie de una de las dunas principales del lugar.

El hotel y sus servicios fueron muy buenos, la atención del personal fue correcta, poco personalizada pero dentro de los parámetros aceptables. El hotel presenta un estilo neo colonial, con una pileta central y las habitaciones en dos pisos rodeándola.

huacachinadesierto

 

Los servicios del hotel fueron buenos, el desayuno continental, servido al aire libre, en una galería techada con paja, un bar que se encontraba abierto a toda hora y muy bien atendido, recomiendo comer los “tequeños” rellenos de queso acompañados con un rico pisco o con una cusqueña bien helada.

El hotel brinda un servicio de excursiones, que para lo que ofrece el lugar esta mas que bien. Nosotros tomamos la excursión de buggies al desierto. Esto incluía un paseo que salia después del medio día regresando de noche.

meverasvolve-compressor

 

3 aspectos de la excursión:

  • Velocidad extrema entre dunas, subiendo y bajando a toda velocidad y tragando arena como nunca, muy divertido.
  • Paradas estratégicas en las cimas de las dunas para practicar un poco de sandboard (yo como practico snowboard en Bariloche supuse que seria lo mismo y me puse la tabla confiado de que surfearía la arena así como lo hago con la nieve… bueno… NO!!!!!, imposible, resulto ser algo tan tan tan aburrido, que lo convertimos con Ale en algo divertido, nos sentábamos en la tabla y bajábamos la ladera como si fuera un trineo.
  • El atardecer en la cima de una duna, apreciar como el sol se escondía en el horizonte, una postal que no vamos a olvidar nunca.

Un recomendado del lugar es salir a caminar por la arena, trepar las colinas, y sentarse a apreciar la inmensidad del desierto.

Nasca

Desde Huacachina se puede planificar un paseo express a Nasca, la ciudad que alberga las famosas “lineas” que llevan el nombre de la ciudad.

Las Lineas de Nasca vienen en dos sabores, una a pie, con miradores al costado del camino, que permite apreciar con una perspectiva no tan favorable. El otro sabor, y el mas interesante, es hacer el sobrevuelo por las lineas. En que consiste, subirse a una avioneta, persignarse unas cuantas veces, y preparar la cámara de fotos para retratar historia y misterio al mismo tiempo.

nazca

El vuelo dura unos 40 minutos, donde se recorren todas las figuras conocidas, y no tanto. No apto para impresionables, ya que el vuelo es algo turbulento y movido, donde la avioneta (impulsada a hélice), se inclina lateralmente al punto de quedarse con las alas apuntando al suelo.

Excursión altamente recomendable. Averiguar por precios, van de caro a barato, lo que tienen que tener en cuenta es el estado de las aeronaves.

Lima

Llegamos al último tramo del viaje. Aquí no encontramos otra opción que volver a Lima en colectivo. Los servicios de colectivo se separan en dos, los buenos y los malos.

Nosotros viajamos en los dos, uno son PeruBus o Soyuz, y la otra compañía es Cruz del Sur. El primero es el llamado “lechero”, los pasajeros pueden subir animales, vender todo tipo de productos, uno se acostumbra a viajar un poco mal. De todas formas no deja de ser seguro. Nosotros para este tramo usamos la segunda opción, Cruz del Sur, era el que respetaba o se amoldaba mejor a nuestro horario de viaje.

Es un tramo largo, con lo cual a tener paciencia, llevar un buen libro o subir con ganas de dormir.

Ya arribados a Lima, nos dirigimos al barrio de Miraflores, donde teníamos el alojamiento reservado.

Un dato a tener en cuenta… Lima es una ciudad CAOTICA a nivel transito, no se asusten si se toman un taxi, solo procuren abrocharse los cinturones de seguridad y “entregarse a la buena de Dios”.

Alojamiento

Pensamos continuar con la racha de hostel, y decidimos reservar en el Flying Dog Lima Hostel. Ubicado en el corazón de Miraflores, en frente a la plaza principal y a cuadras de la calle de las Pizzas, ya me voy a detener en este detalle.

De aspecto antiguo, posee dos alas, una moderna y una vieja. La mala suerte nos llevo a que nuestra habitación quedaba en el ala vieja, con una ventana al pulmón del edificio, con mas mala suerte aun que ese pulmón era el patio de un restaurante chino… CU CA RA CHAS. Confieso en este post, le tengo terror a las cucarachas. Y como no podía ser menos, en cuanto entramos a la habitación a dejar nuestros bolsos, una amiga nos dio la bienvenida escondiéndose bajo el frigo-bar. Imaginen una vieja con ruleros, saltando sobre la cama asustada de ver una rata… bueno, ese era yo asustado de ver una CUCARACHA.

Pedimos cambio de habitación al instante, pero no quedaban mas disponibles, con lo cual debimos esperar al día siguiente.

Ya instalados en una habitación de reemplazo, todo fue distinto, de aspecto nueva, baño privado moderno, un living para descansar, leer o simplemente usar la computadora.

Mi consejo para este hostel es, pidan habitación en el ala nueva, y si no hay disponible, busquen otras opciones en la ciudad, así de radical.

Que hacer, gastronomía & otros

En este post hice mención a la Calle de las Pizzas, bueno, esto merece un párrafo completo. La Calle de las Pizzas es una peatonal que no tiene mas de dos cuadras, y que alberga una inmensa cantidad de restaurantes de todo tipo. El llamado Paseo San Ramon o la Calle de las Pizzas es un paseo obligado de todas las noches.

limacircuitocostanera

Durante el día se puede recorrer Miraflores, un barrio pintoresco, entre moderno y antiguo. Con una plaza llena de verde, y con algunos puestos de artesanos. Desde allí se puede caminar hasta la costanera, bajando por Malecón Balta. De ahí, a izquierda y derecha se encuentra el Circuito de Playas… no se entusiasme lector, las playas de Lima no son agradables ni en temperatura ni en aspecto. De piedra gruesa, casi canto rodado, con oleaje y temperaturas clásicas de Pacifico.

No deje de pasar por las innumerables plazas y parques que el paseo de costanera provee, son un punto clave para descansar, beber algo, comer algún sandwich, y seguir camino. El Larcomar es una opción a visitar. Un centro comercial al aire libre que ofrece opciones de compra.

El Parque de la Reserva es otra bella atracción. Ahí se encuentra el Circuito Mágico del Agua. Un recorrido a través de una veintena de fuentes de agua danzante. Desde lo simple hasta lo imponente. Recomiendo hacerlo a medio día tirando la tarde, para finalizar el recorrido cuando cae el sol y poder apreciar el juego de luces que se realiza con las fuentes de agua.

El siguiente punto a visitar es el casco histórico de Lima. Una plaza de armas que es fiel testigo de la colonización. Con edificios que datan del 1700 y mas. Se recorre rápido. No es la ciudad mas segura del mundo, pero para los que vivieron o viven en Bs. As. saben de que hablo. Llevar siempre sus pertenencias en bolsos o mochilas, y estas bien aferradas al cuerpo.

Lima – Ezeiza

Y llego la hora del regreso, rehicimos las maletas, cargamos nuestros petates, y nos volvimos a casa, tomando de prestado o quizás adueñándonos de un poco del Peru, para que nos acompañe el resto de nuestras vidas.

Este fue el comienzo de una larga carrera como viajero, junto a Alejandra, mi amor, compañera y amiga de la vida.