Lo voy a aclarar en este post, y aplica a los posteriores, somos una familia de Bariloche lo que hace un poco mas costoso y engorroso cada viaje. Es decir que a toooooodo el esfuerzo hay que sumarle siempre que Dios atiende en Bs. As., por lo tanto, BCHE-BS.AS. es ruta obligada.

Ahora si, a lo nuestro.

Todo viaje tiene que cumplir con una serie de requisitos obligatorios, los cuales explicare en otro post dedicado a esto, pero sí puedo aclarar que ya habiendo focalizado Machu Picchu como parte del destino, el resto se dio de forma natural, todo debía rondar en torno a las ruinas.

Ese año las ofertas a Peru, mas puntualmente Lima, se las llevaba LAN. Un problema resuelto, pasaje en mano, restaba diagramar el resto de la ruta.

Mantuvimos vivas muchas propuestas, pero las que picaron en punta fueron Cuzco como primer parada, de ahí realizar la ida a Machu Picchu, continuar con Laguna Huacachina, hacer pie en Nazca y finalizar el viaje con un poco de Lima.

Año: 2009

Mes: Marzo

Cuzco

Nuestro itinerario arrancaba en Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini Ezeiza, vuelo directo por LAN a Aeropuerto Internacional Jorge Chavez. Vuelo diurno, completo, un buen servicio como acostumbra tener LAN en sus vuelos internacionales. No recuerdo si fue leyendo para este viaje u otro, a Sir Chandler, mi guru en viajes, contando que en todos los vuelos de LAN internacionales, uno puede acercarse a las ayudantes de cabina en el fondo de la aeronave y solicitar en horarios de noche sandwich y bebida a todo momento y con repetición.

Ya haciendo el check-in conocimos un NN que mas adelante tendrá un pequeño protagonismo. Charla va, charla viene, tocamos el tema de la altura y el mal de soroche. Nosotros veníamos poco preparados, pero bastante informados. El sujeto nos aconsejo tomar una pastillas (no son las sorochepils) que se usan para la glaucoma, y que tienen como droga principal la Acetazolamida, recuerden bien esta droga, es fundamental para evitar el mal de altura, o al menos intentar contrarrestarlo. Salimos corriendo a la farmacia en busca de la droga sagrada, pero fuimos rechazados rotundamente pues no tenían NI IDEA de lo que hablábamos.

Tras 5 horas de vuelo, arribamos a Lima, con un clima agobiante, la temperatura rondaba los 40°; por si no lo dije, viajamos en Marzo/Abril, época ideal por la poca lluvia y las temperaturas elevadas y cálidas.

Ahí mismo, recogiendo el equipaje nos topamos con el NN que casualmente realizaba la misma ruta que nosotros (aterrizaje en lima y vuelo conexión a Cuzco). No voy a detenerme en el detalle inconsciente, pero al realizarle el comentario de que no habíamos conseguido la droga en Bs. As., se ofreció a darnos un par de pastillas. Las tomamos sin siquiera desconfiar por un segundo, cuestiones de la edad que uno con el tiempo las va mejorando. De ahí corrimos a una farmacia y compramos una caja completa, para que aguante el tiempo que nos llevaría la estadía en Cuzco.

Tomamos el vuelo al Aeropuerto Internacional Alejandro Velasco Astete en Cuzco. 1hs 15′ de un vuelo placentero, tranquilo. Lo mas impactante es la llegada a Cuzco, ya desde el aire la bienvenida es a puro paisaje. Entre montañas se entra al valle donde se encuentra esta mítica ciudad.

Ya era hora de consumir horas de estadía.

Alojamiento

En Cuzco nos alojamos en el Fliyng Dog Cuzco Hostel, una ubicación inmejorable, en una de las laderas que rodea la plaza principal de Cuzco.

Alojamiento

Todo se dio de forma correcta. La habitación matrimonial con baño privado y vista a la plaza, un lujo que no nos esperábamos. La cama tenia casi el tamaño de un cuadrilátero, y el baño en perfectas condiciones de limpieza. El aspecto en si de la habitación era de nueva.

No incluimos desayuno, pero es una de las opciones que brinda el hostel.

La atención de su personal mas que agradable, y como resulta ser en este tipo de alojamiento, la variedad de razas y credos era sorprendente.

Gastronomía y tragos

La gastronomía peruana tiene gran renombre en todo el mundo y Cuzco no es la excepción, se puede degustar desde platos típicos hasta menúes gourmet. Nosotros optamos por la comida típica y económica. Se puede comer por pocos soles pidiendo menú turístico, que incluye en su gran mayoría platos típicos de la región, sopa de quinoa, lomo de llama con papas (en sus cientos de variedades), gaseosa Inca Cola y helado de postre.

No se puede dejar de probar su pisco, que como grandes productores hacen honor a su calidad. Desde el tradicional pisco de limón, hasta pisco de fresa, piña y otros sabores.

Que hacer en Cuzco y alrededores

La variedad de actividades caracteriza el destino, ruinas por doquier, innumerables cosas para hacer durante el día y durante la noche, sus callejones están cargados de historia, y ya caminando entre ellos uno se puede topar con esculturas en piedra que sorprenden por su magnificencia y perfección. Es el caso del Puma que se esconde en uno de los muros del Palacio del Inca, o la pierda de los 12 ángulos en una de las calles de la ciudad.

fotodinero

Como dije antes, las calles de Cuzco están cargadas de historia, y también están cargadas de gente, turista y lugareños, estos últimos aprovechan de su situación para sacarle algún que otro sol/dolar a los transeúntes que visitan la ciudad. Así que acá tener un gran cuidado, y estar alertas a cada persona que se les acerque, querrán tomar una foto con usted y no solo por fama sino por dinero. Mi consejo en todo caso es “salga siempre con un dinero extra, con cambio, que no sabe en que momento se puede ver involucrado en una foto sorpresa, y decir que NO TIENE DINERO puede ser origen a malas caras e insultos.”

Ruinas y otros

En todos los casos voy a hablar y dar testimonio de aquello que visitamos y vimos.

Catedral

En Cuzco propiamente dicho se puede hacer una visita religiosa, empezando por la Catedral de Cuzco, seguido de la Iglesia de la Compañía y terminando en la Iglesia de San Pedro. En todos los casos vale la pena entrar y apreciar su arquitectura. Tomar una foto nocturna de la Catedral de Cuzco es indispensable.

Coricancha o Inti Kancha es un templo inca, que alberga una parte de la historia Inca, desde figuras y esculturas, hasta escritos y testimonios. Demuestra en su gran parte que los Incas fueron grandes arquitectos y artesanos. Digna de ser visitada, el paseo exterior por sus jardines es inspirador.

.
Inti Kancha

Una de las primeras cosas que recomiendo hacer es el tour a Valle Sagrado de los Incas. Esta es una excursión de día completo.

Arranca en Cuzco, haciendo la primer parada en el mercado de Qorao, típico mercado Peruano a la vera del camino. Dato a saber, el peruano es regatero cual persa o marroquí, pues, a todos los precios ofertar siempre por menor valor, y tener paciencia, el comerciante Peruano es un tanto insistente.

De allí sigue el tour hacia Pisaq, un poblado pequeño, el cual posee una ruinas muy bellas, pequeñas, pero es la primer muestra de la magnitud de la cultura Incaica. Seguimos camino a tomar un almuerzo en un restaurante buffet en al orilla del Rio Urubamba donde degustamos comidas típicas, aquí recomiendo probar el ceviche peruano.

Finalizado el almuerzo la siguiente parada fue las ruinas de Ollantaytambo, en resumidas palabras IN-CRE-I-BLE, belleza por donde se lo mire. Vayan con ganas de caminar, pues la ruina tiene una escalinata importante, se recorren unos cientos de escalones entre terrazas agrícolas hasta llegar a la cima, para contemplar el pueblo y el resto de las montañas, que albergan mas ruinas e historia. Luego de recorrer y nutrirse de la energía que transmite el lugar, partimos hacia un pueblo pequeño llamado Chinchero.

telar

Acá se puede recorrer la iglesia y un pequeño conjunto arqueológico con ruinas Incas, y si uno desea, caminar las empinadas calles y ser testigo del hilado y teñido de la típica lana de llama, con sus procesos ancestrales, todo artesanal, manual y nada mecanizado.

Al final de este recorrido, el tour finaliza retornando a Cuzco.

Aguas Calientes

De Cuzco partimos hacia Aguas Calientes, el pueblo que tiene como protagonista ni mas ni menos que a Machu Picchu.

El viaje lo hicimos en tren, en el famoso Hiram Bingham, que lleva el nombre de quien descubriera las ruinas. De mas esta decir lo pintoresco del tren, estilo antiguo, pero con servicios acordes al tipo de turismo que viaja en él. Sr turista, no espere encontrarse con un tren de alta velocidad, pues los caminos intrincados del recorrido impiden que se levanten velocidades de mas de 80 km/h. Es decir, el viaje es lento y largo. Pero deje siempre a mano su cámara de fotos, el camino es fiel reflejo del poder y belleza del lugar. Entre selva, ruinas, terrazas agrícolas, río, y mucho mas, es todo lo que ofrece el recorrido.

tren

A mitad de camino el tren realiza una para técnica en Ollantaytambo, un pueblo en la vera del Río Vilcanota. Aquí se puede recorrer rápidamente una feria, hacer una serie de compras, y seguir viaje. También se puede hacer noche en este lugar, pero en mi opinión no vale la pena, es paseo obligado para aquellos que hacen Camino del Inca y pernoctan aquí.

Al final de la marcha se llega a Aguas Calientes. Lleva ese nombre por sus termas naturales, las cuales si desea puede visitar. Son una serie de piletones, en diferentes temperaturas y sabores. Un lindo paseo para relajar. El lugar tiene un pintoresco bar que acompaña el momento, brindando una variedad de piscos que vale la pena probar.

Es una ciudad muy pequeña, con calles angostas, y un mercado de artesanías bastante amplio y variado. Nos causo un poco de impresión que todas las calles están equipadas con carteles y señales de evacuación en caso de aluviones… es un poco escalofriante.

Alojamiento

La noche de Aguas Calientes la pasamos en el Hotel Pachakuteq, de aspecto tranquilo, poco moderno y con una serie de detalles a considerar. La principal y no menor el agua caliente (que no hacia honor en nada al nombre de su pueblo). Nos tuvimos que bañar con agua tibia tirando a fría, y les puedo asegurar que las noches en Aguas Calientes no son para nada cálidas. La habitación de aspecto antiguo y de poco mantenimiento, y con olor a humedad. El resto es chachara. Lo bueno del hotel es que esta excelentemente ubicado.

Machu Picchu

Ni bien llegamos en tren, nos subimos a un colectivo que nos trasladaría hacia la cima del Machu Picchu, lugar donde se encuentran emplazadas las tan famosas ruinas, que llevan su mismo nombre. No me voy a detener en la historia pues no es el fin de este blog.

Es fundamental que se contrate un tour o guía, por dos cuestiones, la principal es que no se puede ingresar sin guía, y segundo y no menos importante, porque es la única forma de entender, saber y aprender de aquello que estamos mirando.

yo-machu-picchu

La ciudad de Machu Picchu es imponente, como diríamos en criollo, en cuanto tomas contacto visual se te “caen los calzones”. Y es literal, uno queda boquiabierto de solo ver semejante estructura de ciudad. Recorrerla lleva un día completo, y es recomendable hacerlo en su totalidad. Desde arriba hacia abajo, en ancho y largo. Obligatorio tomar una foto ni bien se ingresa a la ciudad, es la postal clásica.

Una excursión que no pudimos hacer porque ya no había cupo es la del Huaina Picchu, un trekking en ascenso a la montaña hermana y mas pequeña del Machu Picchu, a la cual se tiene acceso restringido por cantidad de personas por día. Dicen los que lo hicieron que la vista de Machu Picchu es fantástica y vale la pena hacerlo.

mapa

Al final del día, con una garua finita, emprendimos la retirada hacia Aguas Calientes.

Al día siguiente disfrutamos de las termas durante la mañana, luego recorrimos el pueblo para sacar unas fotos, y emprendimos el regreso a Cuzco para continuar con nuestro viaje a Laguna Huacachina.